jueves, 12 de julio de 2012

El embarazo de mi hermana. Yoko Ogawa


La verdad, La fórmula preferida del profesor me encantó, a lo mejor porque soy matemática, no sé... Pero esta otra obra... no me ha terminado de llegar.

La protagonista cuenta, a modo de diario, el embarazo de su hermana, con la que convive. Convive con ella y con su cuñado. Y lo cuenta todo con total frialdad, como si no fuera con ella, ni con su hermana, ni con nadie, vamos, como si fuera una molestia inoportuna.

Su hermana se convierte en una paranóica, primero con náuseas que no la dejan comer, y más tarde sin parar de comer, especialmente una mermelada de pomelo que le pide a nuestrra protagonista. Pero no paranóica porque espere al bebé, no (de hecho no es capaz de hablar de él como bebé ni nada), sino por las molestias, las exigencias, los antojos... El cuñado, a todo esto, pasa absolutamente desapercibido, ni pincha ni corta. Y ella, aunque tiene, primero que dejar hasta de cocinar en su casa, porque su hermana no soporta los olores, y luego no puede parar de ir a comprar y cocinar para satisfacer a su hermana, no parece importarle nada, ni para bien, ni para mal. Al parecer, creo, al final se ve "algo", pero no acabo de verlo muy bien. Desde luego para mí ha pasado como si nada, ni siquiera ese final me ha impactado, porque tal y como era la obra, el final podía ser cualquiera, realmente.

He leído reseñas y, para mí incomprensiblemente, dicen que es la realidad de una embarazada, miedos, temores... no creer lo que está pasando (¿¿??). Muchísima gente la califica de obras maestra... pero yo es que no le veo la gracia. ¿El final? Hombre, si la última palabra de una novela es la que tiene que decirme cómo es la novela...

No sé. Ventajas tiene: es corta, muy corta, rápida, lenguaje claro y sencillo, y no dura nada. Pero lo poco que dura, para mí ha sido una pérdida de tiempo. Y mira que esperaba algo, pero es que no le he visto nada, ni en superficie ni intentando buscar (que según mi opinión no es lo que tiene que pasar en una novela, las cosas han de ir viéndose solas, sin necesidad de pararte a pensar qué habrá querido decir el autor con eso).

En Japón se ve que las jóvenes embarazadas lo compraron a miles, porque creían que iba a ser otra cosa. Bueno, yo también creí que iba a ser otra cosa, y eso que ya sabía que era algo no esperado. Aunque no esperara lo mismo que las embarazadas japonesas.

En fin, qué le voy a hacer, no puedo decir mucho más de la obra, porque para mí no tiene más.

17 comentarios:

  1. Pues tengo los dos esperando en el reader, pero creo que paso de la embarazada, acabo de tener una mala experiencia al respecto, así que empezaré por el profesor.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé... yo desde luego empezaría por la otra.

      Besos

      Eliminar
  2. he leído estupendas opiniones de "La fórmula ...", espero leerlo cuando pueda.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso, la fórmula me gustó mucho, pero para mí no tiene nada que ver con este.

      Besos

      Eliminar
  3. Bueno, yo, desde luego, tengo claro que quiero leer algo de esta autora; pero todavía no me he decidido. En todo caso, tendré en mente tus comentarios respecto a esta novela. Beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta autora se lee rápido, eso es bueno. Pero para mí no son comparables esos dos libros.

      Besos

      Eliminar
  4. Había leído buenas reseñas, pero el argumento me tiraba para atrás, y veo que me habría pasado como a ti (bien, yo habría pensado que era ciencia ficción).
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la cogí con ilusión, pero... no me valió de mucho.

      Besos

      Eliminar
  5. Definitivamente no me atrae. Gracias por poner tus puntos sobre las ies.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si algo no me gusta, lo digo. Igual que al contrario, jeje.

      Besos

      Eliminar
  6. Me gusta Ogawa pero el argumento de esta novela no me llama nada. Y por lo que cuentas... Creo que esta vez voy a dejar pasar este libro.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. Me encanta Ogawa, me estrené con ella con esta novela, y me gustó mucho. Aunque lo parezca el embarazo, a mi entender, es un recurso para crear ese ambiente opresivo, angustioso y desasosegante...
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es que no he sentido el ambiente opresivo, sino a gente de lo más frío... hablando del embarazo como si fuera un grano. Supongo que no es mi estilo.

      Besos

      Eliminar
  8. Hola. Llevo algún tiempo echando vistazos a tu blog que está genial y hoy me he decidido a escribir porque yo también he estado leyendo El embarazo de mi hermana. A mí sí me ha gustado mucho. Es una visión del embarazo totalmente atípica. Y ya por eso a mí me ha llamado la atención. Me ha dado la impresión de que la autora utiliza el embarazo para hablar de la sensación de sentirse atrapado dentro de algo que no tiene vuelta atrás, y de lo que de ninguna manera se puede escapar.Estoy de acuerdo con Carmen, en que a través del embarazo crea un ambiente opresivo. Una presión que todos sentimos muchas veces. Yo he descubierto a Ogawa con esta novela y me voy a lanzar a leer las otras, que por lo que dices creo que me van a encantar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te hayas decidido a escribir :))

      Y lo que le he dicho a Carmen, es que yo el ambiente opresivo no lo he sentido... no he sentido apenas nada, la verdad. Y me da rabia, cogí la obra con ilusión.

      Te encantará la fórmula preferida del profesor!!

      Besos

      Eliminar
  9. Pues yo empezaré por La fórmula preferida del profesor, a ver si me inicio bien con la autora y me animo a leer el resto de sus novelas.
    1beso:)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...